La gran transformación de la Esquerra del Eixample

Un cambio que empezará en el 2017

Los dos barrios que forman la Esquerra del Eixample (la Nova y la Vella, separadas por la frontera de la calle Urgell) serán escenario en los próximos años de una de las transformaciones urbanas más radicales.

El proyecto plantea la “pacificación” de un buen número de calles de estos barrios. En sentido vertical, el peatón tendrá prioridad en las calles Llancà (entre Gran Via y Diputació), Nicaragua (de avenida Roma a avenida Josep Tarradellas), Vilamarí (entre València y Provença), Rocafort (de Josep Tarradellas a Gran Via) y Casanova (de Diagonal a Gran Via). En sentido horizontal, las vías afectadas por esta transformación son Consell de Cent (entre Vilamarí y Urgell), Rosselló (entre Villarroel y Josep Tarradellas), Còrsega (en dos tramos: de Josep Tarradellas a Viladomat y de Urgell a Muntaner) y Londres (de Diagonal a Josep Tarradellas)

El objetivo final del Ayuntamiento de Barcelona es extender el concepto de la supermanzana a la mayor parte de la trama Cerdà, sobre todo en los distritos del Eixample, Sant Martí y Gràcia. El presente año será el de la definición de los modelos que se acabarán implantando posteriormente y no será hasta el 2017 cuando se inicien esas actuaciones previamente consensuadas con los vecinos.

El despliegue de las supermanzanas, que tuvo su precedente hace una docena de años con la reordenación de un amplia zona del casco antiguo de Gràcia, obedece a los principios de lo que algunos especialistas denominan el “urbanismo táctico”. En la primera fase se llevarán a cabo actuaciones básicas (nueva señalización, algunos cambios de sentido de circulación en determinadas calles, prohibiciones de paso de algunos vehículos y cambios en las zonas de estacionamiento y de carga y descarga).

Al mismo tiempo se irán efectuando intervenciones de poco presupuesto que permitirán introducir cambios sutiles en las calzadas y las aceras, así como pruebas que, con carácter reversible, permitan comprobar el funcionamiento del sistema que se pretende implantar.

Si estas experiencias tienen un resultado positivo llegará el momento definitivo de las actuaciones de carácter estructural, las que tendrán permanencia en el tiempo y que requerirán, en algunos casos, obras de cierto calado, como la reurbanización de amplios espacios que verán transformados por completo su fisonomía. 

Part superior barri Esquerra Eixample
Part inferior barri Esquerra Eixample